miércoles, 13 de mayo de 2009

Uno de los primeros intentos



En realidad no sé si estaba drogado por el insomnio o simplemente atontado, pero lo que sí sé es que no entiendo qué quería decir (al menos no en la totalidad del mensaje). Entonces un pensamiento muy vago cruzó mi mente, quise clarificarlo pero me demoré demasiado en el intento. Lo perdí. Ahora guardo silencio.

Gemido sordo de la inocencia sesgada,
Un cuchillo en la mano,
La imagen del estupor en el rostro y
Una elección primaria.

No hay comentarios:

Publicar un comentario