miércoles, 14 de octubre de 2009

Siete (cortos)

I
Una mujer joven llora arrodillada frente a un lavabo con la cara apoyada en las manos, silenciosa. A su alrededor, fragmentos de cristales rotos, y más allá de las paredes, el desierto.

II
Estamos emitiendo en medio de la nada y esto es Radio HVSTC (97.7 del dial), resopla Krusty de memoria y, acto seguido, se seca las gotas de sudor que le perlan la frente y le borran poco a poco la cara de payaso. Ha dejado su destartalado Tin Lizzie algo alejado de la choza desde donde emite hoy, sólo hoy y por razones que prefiere no mencionar. Tras transcurrir un par de horas está ya cansado y medio adormilado. El sonido del motor de un coche no menos destrozado que el suyo le pasa, por supuesto, inadvertido.

III
Es Coellano. Va a saltar al vacío en menos de diez segundos y lo primero que se le viene a la mente es un plato de porcelana de Meissen con una aceituna roja aplastada en el puro centro. Mira hacia abajo,Esto está muy alto, desde abajo no parecía tan alto. Le iluminan los focos.

IV
Un chico con el pelo alborotado y las zapatillas desgastadas juega al básket en una cancha del barrio de La Boca, en Buenos Aires. La canasta no tiene aro y él se conforma con acertar en el cuadrado más pequeño de la canasta. Su hermana y su hermano pequeños vienen a llamarle para comer, pero quedan hipnotizados, con la cara apoyada en los rombos metálicos que bordean la cancha, observando cómo intenta acertar una vez más en el polígono vacío.

V
En Metafísica, cuando el maestro dio el turno a los alumnos y sus preguntas: Sí, ejemm-carraspea; es un mexicano que acaba de manifestarse corpóreamente para el resto de la clase, en el asiento más alejado del aula. Su acento y su bigote perfilado captan la atención de todos.-¿Esos filósofos que dice usted,tienen amigos? Aquello ocurrió el primer día de clase. Llevo acudiendo ya unas cinco semanas y no ha vueto a aparecer. La respuesta del profesor tampoco fue muy esclarecedora.

VI
Vuelve para cenar, Julien, fue lo que le dijo su mujer cuando él cargaba el kayak en la baca de su ranchera. Julien lleva ahora cinco horas remando a oscuras en el lago Bled, que creía conocer de memoria. Parece que por fin comienza a vislumbrar una masa negra enorme que resalta en la oscuridad del dudoso paisaje, también ve unas lucecitas de colores.

VII
Carmen, suena a sufrimiento, a madre coraje, piensa mientras cuentan la historia de una muchacha no mayor de veinte años que quedó sepultada en un parque un día de primavera por millones de granos de polen. Nadie sabe cómo llegó tan lejos en el estado en el que se encontraba. En sus pulmones no había más que polen y bronquios destrozados. El confeti de la naturaleza, pensó también.

No hay comentarios:

Publicar un comentario